Etiqueta: ajo negro

Queso de Oveja con Ajo Negro

El Ajo Negro

Como ya hemos comentado anteriormente, el ajo negro es un auténtico manjar, muy apreciado por sus excelentes propiedades antioxidantes y nutricionales, y por el suave sabor y aroma que posee. Aparte de contar con una mayor cantidad de antioxidantes que el ajo común, también lo supera en propiedades medicinales y nutritivas. Este ajo es muy utilizado en la gastronomía asiática y ya hace algunos años que se viene expandiendo hacia Europa.

El ajo negro, también refuerza nuestro sistema inmunológico por lo que nos mantiene alejados de resfriados y microorganismos perjudiciales para la salud. Su consumo se encuentra aconsejado para los meses invernales y en cada cambio estacional, aunque eso no quita que pueda ser consumido durante todo el año. Aunque existen muchas zonas en España de cultivo de ajo, Las Pedroñeras en Cuenca (España), es conocida por la alta calidad del ajo que proviene de allí. Por lo tanto, si buscamos ajo negro de calidad, es recomendable que su procedencia sea de Las Pedroñeras.

El Queso de Oveja

El queso de oveja, como su propio nombre indica, es un queso elaborado a partir de leche de oveja. La oveja, a diferencia de la vaca, necesita menos pasto para vivir, por lo tanto, el queso de oveja suele ser elaborado en zonas más secas. Su consumo, también posee numerosos beneficios a nuestra salud. De entre ellos, cabe destacar:

– Posee una mayor cantidad de minerales y vitaminas que, por ejemplo, el queso de vaca.

– Es una fuente principal de calcio, un mineral fundamental para nuestros huesos y nuestros dientes.

– Al ser rico en grasa es muy nutritivo, de manera que nos aporta energía y proteínas, muy importantes para nuestros músculos.

– Contiene vitaminas del grupo A, vitamina E y D, y en mayor cantidad vitaminas del grupo B.

– Siempre que sea de leche pasteurizada, es recomendable para embarazadas, por la gran cantidad de ácido fólico que contiene.

– Además, contiene los suficientes aminoácidos para que el organismo funcione perfectamente.

La fusión: El queso de oveja con ajo negro

De la fusión de dos productos tan naturales y beneficiosos nace el queso de oveja con ajo negro del que hablamos hoy. Estamos ante un queso de pasta prensada elaborado con leche pasteurizada de oveja y combinado a la perfección con auténtico ajo negro de Las Pedroñeras. Está disponible en 2 curaciones diferentes, semicurado, con una maduración de aproximadamente 3 meses, y curado, con una maduración aproximada de 6 meses. Su textura es compacta y muy equilibrada. En boca, deja un exquisito e intenso sabor, más intenso cuanto más curado, persistente pero muy agradable, con un suave retrogusto al ajo negro que contiene su pasta. Tiene todo el aroma y el sabor del auténtico queso curado de antaño unido a la exquisitez del ajo negro. Un queso artesano que hará las delicias de los paladares más exigentes.

Este gran queso con ajo negro nos llega desde Cuenca, localidad históricamente quesera situada en el corazón de La Mancha. Aquí, una pequeña fábrica artesana se dedica a la elaboración de quesos únicos, entre los que destaca el queso de oveja con ajo negro. En el mundo en el que vivimos dominado por los quesos industriales, aún quedan resquicios de artesanía en la fabricación de un queso tan especial.

El ajo negro y sus beneficios

Ajo negro, ¿Qué es?

El ajo negro (también conocido como allium negro) es un ajo común sometido a un proceso de maduración bajo unas condiciones de temperatura y humedad que le transfieren ese característico color. Fue descubierto en Japón, de forma casi accidental, cuando un científico buscaba una manera de reducir el olor del ajo blanco. Después de hacer varias pruebas, el resultado fue un ajo que, además de haber perdido el olor, había acentuado notablemente sus propiedades. El proceso de maduración que sufre hace que el ajo negro sea todavía más rico en antioxidantes, calcio, fósforo y proteína vegetal. Respecto a su apariencia, aunque exteriormente es similar y tiene una forma parecida a la de otros ajos, al pelar sus dientes descubrimos su color negro y su textura blanda, casi pastosa, hasta el punto de ser untable. Su sabor es suave y afrutado y tiene una digestión muy ligera.

¿Cuáles son sus magníficas propiedades?

Aparte de contar con una mayor cantidad de propiedades antioxidantes que el ajo común, también lo supera en propiedades medicinales y nutritivas. Este ajo es muy utilizado en la gastronomía asiática y ya hace algunos años que se viene expandiendo hacia Europa. Además, el ajo negro refuerza nuestro sistema inmunológico por lo que nos mantiene alejados de resfriados y microorganismos perjudiciales para la salud. Su consumo se encuentra aconsejado para los meses invernales y en cada cambio estacional, aunque eso no quita que pueda ser consumido durante todo el año.

Gracias a sus propiedades antioxidantes, este gran alimento ayuda a disminuir los niveles de colesterol malo en sangre al igual que los triglicéridos, previniendo de esta manera el riesgo de contraer enfermedades coronarias y arteriosclerosis. Por otro lado, neutraliza la acción de los radicales libres, causantes del envejecimiento prematuro de las células y de algunas enfermedades degenerativas. Tiene efecto hipotensor, digestivo, expectorante y antibiótico. Es excelente para cuidar nuestro sistema cardiovascular y para ayudar a eliminar el exceso de líquidos en el cuerpo. Además, el ajo negro estimula la formación de colágeno, por lo que resulta muy beneficioso para mejorar el estado de nuestra piel y retrasar su envejecimiento.

En cuanto a las características nutricionales del ajo negro, este alimento contiene el doble de fósforo en comparación con el ajo crudo común y una cantidad mucho mayor de calcio y proteínas. De acuerdo con estudios llevados a cabo recientemente en Japón, el ajo negro ayuda a mejorar la fuerza física y reducir la fatiga; también mejora el metabolismo de la glucosa y permite una recuperación más rápida de los resfriados.

Ajo negro o ajo blanco, ¿con cual nos quedamos?

Ambos tipos de ajo tienen importantes beneficios para la salud. El ajo blanco común se ha utilizado durante siglos como una verdadera medicina. Es uno de los alimentos medicinales más utilizados por la tradición popular en el tratamiento de infecciones y dolencias como el dolor de muelas y parásitos intestinales. El ajo negro viene a ser la solución ideal para los amantes del ajo común que no aceptan sus efectos secundarios, empezando por su fuerte olor y su consecuente aliento. El allium negro, de hecho, deja un retrogusto agradable a regaliz en el paladar. No huele y tiene un sabor mucho más dulce que el ajo común. Se pueden consumir, ajo blanco o ajo negro, tanto crudos como cocidos, además de servir como perfectos condimentos en las comidas. La decisión es tuya.